Marchas

Las Marchas Fúnebres son de dominio popular musicalmente hablando, gracias a la difusión, cobertura de la radio, la disponibilidad de acetatos, cassettes y discos compactos. Sin embargo, hay un hecho paradójico, ya que a pesar de su popularidad y profundo significado, poco se conoce de la historia de estas formas musicales.

Se han realizado investigaciones sobre el tema, las cuales se han convertido en fuentes básicas para todo estudioso que trabaje sobre el mismo. Nos referimos de manera especial a los valiosos aportes del Lic. Celso Lara Figueroa, cuyos trabajos se pueden considerar como pioneros en este campo.

Las Marchas Cuaresmales o Marchas Fúnebres en primer término son ante todo expresiones de religiosidad popular, y tienen como fuente los distintos elementos constitutivos que conforman y estructuran estas manifestaciones de fe. De manera especial una motivación y estímulo estético o artístico, lo conforman las imágenes de Pasión (Nazarenos, Dolorosas, Sepultados, Yacentes etc.) y los personajes bíblicos y apócrifos que participaron en este acontecimiento.

En segundo término se encuentran las funciones procesionales y sus distintos componentes así como toda actividad de arte efímero que se desarrolla en torno a estas festividades cuaresmales. Guatemala siempre ha sido una nación centralizada, teniendo la capital, Antigua y Quetzaltenango el papel predominante en relación con el resto del país, no es por lo tanto extraño que haya sido el punto de convergencia donde se 1dan y dieron cita los compositores y creadores de esta cultura musical. Si bien muchos nacieron en otros departamentos, tuvieron que emigrar a la ciudad capital para poder desarrollar sus habilidades. Y probablemente se inspiraron en la celebración de la Cuaresma y Semana Santa en su localidad para realizar sus composiciones.

Los compositores más representativos de este género musical guatemalteco son en su gran mayoría nativos del país, músicos profesionales o aficionados, con formación académica o de manera empírica, devotos de determinada imagen o amantes de estas celebraciones.

El universo de estos personajes es de lo más variado y amplio, tanto en la naturaleza de su inspiración como en la manera tan particular de estructurar distintas armonías y composiciones.

La calidad de estas piezas musicales varía enormemente, y de alguna manera ha sido Guatemala quien las ha seleccionado y consagrado. Habiendo una producción para satisfacer la amalgama de gustos. Algunas de ellas sin embargo han marcado por su originalidad y naturaleza las melodías el estilo y los sonidos que se pueden considerar como básicas dentro de este género.

Dentro de la gran variedad de composiciones las hay por lo tanto, de género clásico y popular, de extensión larga o breve, de sonido original o de variaciones y repeticiones sobre el mismo.

Las marchas cuaresmales llevan un título el cual tiene su historia y circunstancia. Este hecho en la mayoría de los casos es anecdótico, transmitido oralmente y carente de documentación escrita, lo que hace a veces difícil su grado de certeza y de credibilidad. Pese a estas situaciones es importante consignar lo que se conoce sobre este tema a la fecha.

Que nuestras Marchas Fúnebres sigan inundando con sus notas nuestros templos, calles y alamedas.
Que nuestra música siga siendo un puente de unión entre Dios y el ser humano.

Cien años de amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *