Hermandad del Señor Sepultado y Virgen de Dolores

La imagen venerada del Señor Sepultado, de la Parroquia de San Nicolás, antes del año de 1896, fue donada por la Señora Doña Viviana Hurtado. La procesión de viernes santo de entonces, no era la solemne marcha que en los presentes tiempos recorre con gran devoción y constricción hace su estación de fe por las calles de la vieja y romántica Xelajú.

La imagen era llevada en una pequeña anda en hombros de cuatro, seis u ocho devotos quienes pagaban una banda musical para acompañar la procesión, y se iluminaban con candelas de cebo; en la actualidad participan en cada turno ochenta cargadores.

La procesión de ese entonces era llevada por la cofradía de indígenas, y la sociedad de ladinos, la imagen estaba por entonces en custodia de los indígenas y se dieron una serie de problemas, hasta años mas tarde las hermanas de la donadora doña Viviana, Luisa y Filomena hacen formal entrega de la segunda imagen del Señor Sepultado a los cofrades indígenas, quienes inician la procesión de viernes santo de la Iglesia del Espíritu Santo hoy Catedral Metropolitana de los Altos.

El 30 de abril de 1922, con la presencia de más de doscientas personas invitadas se funda la Hermandad del Señor Sepultado de la Parroquia de San Nicolás, con el nombre de “Asociación de Ladinos del Señor Sepultado del Templo de San Nicolás”, y se nombro como su primer presidente al Señor Don Abel Oliva.
En el año de 1923 se organiza la primera procesión solemne, debidamente organizada, y contó con el respaldo pleno de todo el pueblo de Quetzaltenango, y los miembros de la hermandad que participaron en la actividad desfilaron con túnica negra de latín, un cucurucho alto en forma de pico, muy diferente al cucurucho que hoy utilizan en forma de gorro frigio, guantes negros, un corson de seda negro en la cintura, y zapatos negros, bella tradición que aun se conserva ahora con túnica de pana negra, la hermandad cuenta con más de mil miembros.

La imagen del Señor Sepultado en su primer procesión solemne va en la urna conocida como de las Palomitas, esta urna fue donada en el año de 1896 por la señora Anita Viuda de Huertas, la que fue confeccionada en Paris, pero tenia el problema que solo permitía ocho brazos u ocho cargadores, por lo que se mando a confeccionar en 1924 la urna que recibió el nombre de la “Cuadradita”, así mismo se mando a confeccionar un resplandor de plata para el Señor Sepultado. En 1925 el Estandarte fue bordado en Plata en España.

Entre 1931 y 1932, la directiva manda a confeccionar los catorce pasos procesionales del Viacrucis, en cuadros de madera en forma de estandartes. En1933, se empieza a construir dos plataformas una para la Virgen de Dolores, que acompaña la procesión, por parte de la Hermandad de damas de la Santísima Virgen de Dolores de la Parroquia San Nicolás.

Por la década de 1950 se manda a construir una bella urna de cristal y Plata niquelada a Bélgica, la que llega un domingo a Quetzaltenango vía aérea, recibida en el campo de aviación entonces entre la Esperanza y Quetzaltenango, y es conducida en hombros procesionalmente a la Iglesia de San Nicolás para su bendición.
Anteriormente los integrantes de la Banda Sinfónica, que acompañaban la procesión cada año estrenaban marchas fúnebres de su propio numen, recordándose a los maestros músicos autores de las mismas: Manuel Guerrero, Pedro Donis Flores, Roberto Caballeros Arango, Humberto Mendoza, y otros.

Al paso del cortejo del Señor Sepultado, fieles devotos desde la noche del Jueves Santo hasta horas de la mañana del Viernes Santo, se dan a la tarea de construir artísticas y bellas alfombras, que le dan colorido místico durante la estación de la procesión, la que sale de la Parroquia de San Nicolás entre tres y cuatro de la tarde y regresa a la una de la madrugada del Sábado de Gloria, las andas que llevan al Señor Sepultado todos los años con mucho esmero y arte son decoradas con motivos bíblicos, lo que le da mayor solemnidad, y el acompañamiento con orden y disciplina por mas de mil socios cargadores de la Hermandad del Señor Sepultado. La que hoy en día cuenta con 89 años de existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *